lunes, 3 de diciembre de 2007

Tributo a Los Vidrios Quebrados Y Relanzamiento de Se Oyen Los Pasos.

Ayer fue el relanzamiento de el libro de Gonzalo Planet y a la ves la conmemoración de los 40 años de “Fictions”, el disco de los míticos Vidrios Quebrados, que dicho sea de paso por este humilde servidos “Es tal vez la mas grande creación de la música chilena”

Llegamos temprano con la mery jou, mi chica entramos a la SCD y todavía no pasaba nada, así que partimos con la mery a la botica de la esquina y nos compramos unas chelas y sentados al frente de la SCD, a lo mas “rockstar marginal” del otro lado de la acera, nos tomamos esos brebajes mientras conversábamos y esperábamos a que comenzara el gran evento.

El tributo partió con “Oscar Wilde” la canción que abre el disco y luego siguió sucesivamente con cada tema, en rigor tocaron el disco casi a la pata cambiaron el orden de algunos temas pero estuvo bien, ya en el 2º tema Gonzalo Planet habla del disco y del libro para luego invitar al escenario a Juan Mateo O´brien , no lo podía creer uno de las grandes mentes creadoras de los vidrios quebrados cantando y contando anécdotas tan buenas de como que el y Héctor Sepúlveda eran compañeros de la carrera de derecho de Jaime guzmán, del porque quizás, con su música… ese tipo de música era LA forma de revelar un poco el oscuro porvenir que llegaría en unos años mas.

Mientras hablaban entre tema y tema invitan al escenario a el sobrino de Juan Enrique Garcés, quien acompaño con la guitarra a los chicos de matorral, luego grande fue mi sorpresa al invitar a Ángelo Guiñez en escena tocando la armónica, por que yo conocía a ese compadre de hecho cambiábamos discos en mi antiguo trabajo.

El show seguía en una sala repleta, algo que fue muy grato y debo confesar no me esperaba, pero fue increíble la gente aplaudía a rabiar después de cada tema, el repertorio fue completo, bueno faltaron los singles Friend y She'll never Know i'm Blue, para que el repertorio hubiera sido completo los 14 de los temas de los vidrios quebrados.

Después de salir a la entrada de la sala, vendían el libro “Se oyen los pasos”, claro que me compre una copia y a la ves hable con Ángelo y el me dio buenos comentario del libro, además hable con Gonzalo Planet y mientras hablábamos el me recomendó un libro que es de entrevistas de los grupos chilenos de los 60´s, claro que también a modo de reproche le dije que le faltaron interpretar los singles, para terminar hable un poco con Juan Mateo O´brien, y le pregunte por que no estuvo Héctor Sepúlveda, a lo que el respondió de manera simpática “tu sabes como es Héctor vio el calendario y como se rige por las estrellas, no encontró recomendable su asistencia (aludiendo al trabajo de astrólogo de Héctor Sepúlveda) y se despidió de mi de manera muy cordial, fue como si un familiar se despidiera de mi, con un gesto bastante cariñoso de su parte.

En definitiva gente muy sencilla todos la gente de matorral y sus invitados y claro el gran Juan mateo, es cierto que por mi parte eche de menos a la otra mitad creativa del grupo, al maestro Héctor Sepúlveda, pero espero no haber estado en el primer y ultimo tributo a los vidrios quebrados, así que esperare para ver tocar a Héctor Sepúlveda, junto a Juan Mateo O´brien.

Nos retiramos con mi mery jou con una sensación rica, algo medio inexplicable, y pensé en todo lo que tuve que hacer para vivir el momento: los sacrificios, las excusas, el cansancio, la falta de sueño, la fatiga... todo se me vino a la mente... porque, mientras escuchaba esos acordes que eran cuasi celestiales, todo se me olvidó... no había responsabilidades, no había tiempo para quejarse, era el minuto de echar todo eso afuera y disfrutar al máximo. Y eso fue lo que hice. Inclusive podría decir que fue una especie de terapia, mejor que la meditación zen jajajaja.En fin... eso fue parte de lo que viví, algo que no creo que se me olvide nunca. No sólo por lo que fue en sí, sino por lo que representó para mí. Como buen melómano que soy, llegué casi al éxtasis.


Qué feliz fui, teniendo a Juan Mateo O’brien frente a mi, y tenderle la mano como si fuéramos amigos, o por lo menos grandes conocidos. Ver a los Matorral interpretando a los Vidrios Quebrados junto a Juan Mateo O´brien fue ver como un pedazo de la historia musical se hacía presente, un pedazo que, por cierto, muchos no tienen idea de su existencia o creen que no vale la pena mencionar.


¡¡¡Y qué diablos!!! Si el beat está muerto, ¡¡¡QUE VIVA LA NECROFILIA!!!

2 comentarios:

Emalacolerica dijo...

uy tata, juro que envidio su conocimiento musicológico. En serio. Puchis, ahsat cuando es lo del documental? sabe que hace rato no tengo tiempo ni para resongar como se me de la gana. Estoy como entre el borde del suicidio academico y una caja llena de ansioliticos =/ de vdd, no se le ocurra nunca tratar de creerse el cuento de ser linguista. Como que una se caga de la mente y despues le fallan los organos y te da lata donar tus organos porque con la falta de airecito como ke se oxidan. ah y vi su flickr. y si, me dan miedo los duendes, por eso no los quiero buscar por youtube. abrazos x la fundacion las rosas. chau, la emaseversurfer.

elfugitivo7524 dijo...

Descubrí a los vidrios quebrados y a los Macs en el blog de Hippidetrippi, y de verdad que son impresionantes. Gran trabajo el que haces en tu blog, a veces no hay retribución en los comentarios, pero se agradece mucho el esfuerzo.
Saludos desde lima.